La supernova más joven de nuestra galaxia

Tras bastantes días de intriga por parte de la NASA (Agencia Estadounidense del Espacio y la Aeronáutica) en los que se hacían desear avisando que pronto darían a conocer una importante noticia, hoy miércoles nos han desvelado el misterio: el Observatorio de rayos-X Chandra ha descubierto la supernova más joven de nuestra galaxia. Se llama G1.9+03, y como todos los fenómenos estelares, es algo espectacular.

Una supernova es una explosión estelar que produce intensos destellos de luz. En este caso, dicha explosión estiman que ocurrió sólo hace unos 140 años -realmente poco para las medidas temporales que suele utilizarse en relación a todo lo que ocurre fuera de nuestro planeta azul- cerca del centro de la Vía Láctea. El remanente de la supernova G1.9+03 (gas en expansión de la explosión) de hace 140 años es lo que vemos ahora en imágenes de rayos x (esa estela como de fuego) y de radio (la esfera azul).

Este fenómeno tiene su origen en estrellas masivas que no pueden fusionar más su agotado núcleo, que no se puede sostener por la presión de degeneración de los electrones, llevándolas a contraerse repentinamente y generar en ese proceso una fuerte emisión de energía. Este tipo de fenómenos son importantes para saber cómo empezó todo, y como ha ido y va evolucionando eso que llamamos espacio exterior, en el que curiosamente, nosotros estamos dentro. Alex en un interesante post de su blog 86400 nos ayuda a entenderlo un poco mejor: “las supernovas calientan y redistribuyen grandes cantidades de gas, bombean grandes cantidades de elementos pesados a sus alrededores y pueden potenciar la formación de nuevas estrellas, cerrando el ciclo de muerte y renacimiento estelar”.

Las supernovas expulsan las capas superficiales de la estrellas en forma de inmensas ondas de choque, llenando el espacio que la rodea con elementos pesados (metales), nubes de polvo y gas. Cuando el frente de onda de la explosión alcanza otras nubes de gas y polvo cercanas, las comprime y pueden dar origen a nuevas nebulosas solares, que pasado un tiempo, se conviertan nuevos sistemas estelares, siendo posible que tengan incluso planetas. Por lo que parece este fenómeno puede guardar bastantes claves. Habrá que seguir mirando al cielo, que aún queda mucho por descubrir.

Añado una imagen fantástica que he localizado en Wikipedia, se trata del remanente de la supernova de Kepler, SN 1604.

Fuentes y más información:

NASA

Wikipedia

Blog 86400

Imágenes:

http://chandra.harvard.edu/photo/2008/g19/more.html

Bookmark and Share

Patrocina:

Portal Inmobiliario www.spainhouses.net – Pisos y Casas en venta y alquiler

SpainHouses.net - Casas de España

Anuncios
Publicado en Ciencia. Etiquetas: , , . Leave a Comment »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: