El perseguido

Al salir estuve andando por las calles encharcadas del centro de Madrid. Todo el día llovió, y la noche se proponía seguir dejándose llevar bajo una fina y serena lluvia de primeros de junio. Caminé tranquilo por las calles en las que aún había gente andando rápido y mirando los charcos, miradas esquivas, y un coche pasó bajo las temblorosas y tímidas luces de las calles mojadas. Paré a mirar el escaparate de una librería con sus resplandecientes novedades bajo los fluorescentes blancos. Ahí lo vi. Salía de la bocacalle que yo dejé atrás un momento antes, seguí mirando los últimos superventas de Zafon, Follett, Rowling… De reojo miré y allí seguía, alto y con barba de dos días, vaqueros negros, camisa negra, chaqueta negra, un espectro negro de mirada torva. Decidí seguir caminando hacia casa. Dos calles más abajo paro, para encenderme un cigarrillo. Lo volví a ver, nervioso, calle abajo. Él me vio, y se sintió descubierto, parando desconcertado, y disimuló mirando un escaparate. Yo empecé a ponerme nervioso, sin querer darle importancia fue creciendo en mí la sospecha de que ese tipo me estaba siguiendo. ¡¡Joder, me seguían¡¡ Di una calada nerviosa al cigarro y me puse a caminar cada vez más deprisa. Miré hacia atrás y el tío me sigue, y yo sigo caminando un poco más deprisa. Vuelvo a mirar hacia atrás y ahí está él, siguiéndome, porque está claro que me sigue. Sus ojos brillan y camina cada vez más deprisa. ¿Pero qué coño quiere este tío? Mierda, me ha encontrado. Salí disparado corriendo calle abajo, eché a correr desesperado por varias calles intentando darle esquinazo. En una de las calles miré atrás y lo vi, tras de mi, era yo. Corrí más rápido, más deprisa. Volví a mirar atrás, aún me seguía, corría el cabrón más que yo y me acercaba, me va a pillar. Corrí y corrí más, pero él corría y corría tras de mi. No sé cuanto corrí, ni dónde, ni cuándo dejó de correr él, ya no miré atrás nuevamente, solo corrí como un desesperado por las calles mojadas de Madrid, bajo la lluvia serena en una noche de junio en la que… en aquella noche de persecución casi me atrapa.

Imagen: Galería de Rick Elkins en Flickr. Espectaculares fotografías.

Patrocina el Portal Inmobiliario www.spainhouses.net

Pisos y apartamentos en alquiler con opción a compra en España

Promociones Inmobiliarias de obra nueva en España

Compártelo en: Agraga a Del.icio.us

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: