Playa de la Malagueta, el reflujo del mar en la orilla más urbana de Málaga

Siguiendo la estela del Paseo del Parque y el Puerto de Málaga, sigo costeando y conociendo un poco más otra zona muy popular de esta ciudad enamorada del mar: La Playa de la Malagueta y su famoso barrio, torero y mediterráneo, de bonitos palacetes con aire romántico de un resurgir burgués, en una zona que en su día, orillaba el reflujo del mar al píe de los primeros balnearios de Málaga a finales del siglo XIX.

El barrio de la Malagueta y su playa desde siempre ha sido uno de los lugares preferidos de los Malagueños y Malagueñas, por su cercanía a la ciudad y al puerto, haciendo de esta playa un lugar donde pescadores y todo tipo de supervivientes del vivir urbano han ido yendo y viniendo por su orilla desde tiempos milenarios. A mediados y finales del siglo XIX el barrio es un concurrido conjunto de chabolas de pescadores, sin orden ni estructura, desde “La Farola” -Faro del Puerto de Málaga desde 1817- hasta la primera azucarera de Larios en el Campo de Reding, donde actualmente está el Hotel Miramar, junto al que hasta hace poco, era el Palacio de Justicia. A finales del siglo XIX este anárquico conjunto de chabolas se fue mezclando con el surgir de distintas industrias: una fábrica de conservas, un astillero para embarcaciones pequeñas, un aserradero, una bodega…, pero la más conocida es la fábrica de energía eléctrica (The Málaga Electricity Company Ltd.), que se estableció en la calle Maestranza en 1888 para abastecer de energía a toda la zona, de la que queda actualmente una chimenea que por aquellos entonces sobresalía de forma notable en el conjunto urbano del barrio de la Malagueta dando fe de aquellos tiempos.

La Plaza de Toros de La Malagueta, inaugurada el 11 de junio de 1876, es uno de los emblemas arquitectónicos del barrio de la Malagueta, junto con el “Hospital Noble”, de estilo neogótico, que tiene su origen en el médico inglés Joseph Noble, que ejerció su profesión en Málaga hasta su fallecimiento por cólera en 1861. Su esposa e hijas realizaron la construcción de un hospital auxiliar donde los vecinos de la Malagueta pudieran ser atendidos, así como los marinos de todos los lugares del mundo que arribaban al puerto de Málaga. En 1870 la Comisión Municipal de Beneficencia se hizo cargo del edificio. Dando un paseo por el barrio de la Malagueta, aún se puede disfrutar de bellos palacetes de estilo inglés o francés, a lo largo del Paseo de Reding, Avda. Pries y Paseo de Sancha, así como un precioso cementerio anglicano del que no conocía su existencia.

A mediados del siglo pasado se inició la construcción de la escollera desde “La Farola” hasta el Morlaco, dando lugar a lo que posteriormente sería el futuro paseo marítimo de la Malagueta, actualmente conocido como Paseo Marítimo Pablo Ruiz Picasso. Durante bastantes años se vertieron toneladas de grandes rocas por las playas naturales de esta zona de Málaga, consiguiendo que el rebalaje, desapareciese en muchos puntos de la playa. Actualmente los más de 1500 metros de extensión que tiene la Playa de la Malagueta, están cubiertos prácticamente en su totalidad de forma artificial con arena traída de otros lugares, arena que además, por la tendencia al rebalaje de esta zona, se debe reponer cada año.

El primer merendero de la Playa de la Malagueta se llamó Merendero del Coral, y los primeros balnearios públicos, los Baños de Apolo, y posteriormente de los Baños Estrella, actualmente desaparecidos. Los años de historia han dejado a la Playa de la Malagueta la herencia de un lugar especial, un lugar donde aún se oye el rumor de antiguos marineros que hablan con el mar.

Fuentes y más información:

Diario Sur – La Malagueta

20 minutos – La dama de la luz

La Málaga del siglo XIX ya contaba con centros de mar

Ayuntamiento de Málaga – Hospital Noble

Patrocina: www.spainhouses.net

Pisos y Casas en venta y alquiler en Málaga

Promociones nueva construcción en Málaga

Compártelo en: Agraga a Del.icio.us

Anuncios